“En mi profesión he ido pasito a pasito, trabajando poco a poco, me veo como una hormiguita”

Entrevista a la actriz Marina San José

 

Marina-San-JoseLa actriz Marina San José retoma la gira de “Al final de la carretera”, continúa con “Mathilde”, durante este mes de septiembre en el Teatro Lara, y estrena a finales de este mismo mes la comedia “De chica en chica” en la pantalla grande. Una carrera sin respiros, que no le da tregua, que le apasiona como la vida misma y así nos lo transmite.
Creció entre música, palabras e interpretaciones, un mundo cercano que quiso conocer y profundizar en él por ella misma. Los escenarios la llamaban y como entrenamiento acompañó a sus padres, Ana Belén y Víctor Manuel, haciendo los coros en sus conciertos. El teatro fue su escuela, su maestro y su fiel compañero. De ahí, dio el saltó a la televisión con la serie “Amar en tiempos revueltos” y su personaje Ana Rivas cautivó a todos los espectadores por su dulzura y su fuerza. Su versatilidad en los papeles que interpreta, su dominio de la tragedia y la comedia, su energía, su vitalidad y su belleza innata, le auguran un presente y un futuro prometedor.

Retomas  la gira de Al final de la carretera, también estás en el teatro Lara con Mathilde y estrenas en septiembre la película  De chica en chica, ¿cómo te enfrentas a estos retos y a los nuevos que están por venir?
Con mucha ilusión, porque con la película llevamos esperando un año a que se estrene. Y esperando que salgan más y más y más proyectos.

¿El hecho de haber crecido en un ambiente de música e interpretación hace que tu destino estuviera predestinado?
Seguramente sí, igual que si hubiera crecido en otro ambiente. Es muy común dedicarse a lo que se dedican tus padres. Crecer en él y verlo tan de cerca hace que sea muy fácil que te guste y que lo valores; lo veo como algo normal.

De pequeña querías ser veterinaria, ¿de donde nace este amor y esta pasión por los animales…? ¿Qué te transmiten?
Supongo que es lo que me han inculcado en mi casa, el amor por la naturaleza y los animales, siempre hemos tenido animales de todo tipo en casa. Y yo, de hecho, tengo un zoológico en casa, vivo en un ático y es una locura.

¿Y cómo te organizas con los animales cuando te vas de gira?
Pues tengo unos vecinos maravillosos que cuando pueden se quedan a mis pájaras, la perra la dejo en casa de mis padres y el estanque se cuida solo. Las ranas y los peces se cuidan solos.

Fuiste corista de tus padres, ¿cómo fue esta experiencia?
Fui corista justo cuando terminé de estudiar en Layton y fue el comienzo de subirme a un escenario, mis padres también lo vieron así, era una forma de quitarme el miedo. Y, ahora, repetí en los 50 años de mi padre, en el homenaje, se lo pedí yo, me pareció muy bonito estar los cuatros juntos en el escenario en un concierto tan emotivo.

No solo te preparaste para teatro, sino también para voz…
Podríamos decir que la música es también una de tus pasiones? Yo no concibo la vida sin música, para todo me pongo música.

La profesión es muy dura, tener presencia en el cine y en el teatro es complicado, ¿te ha costado? ¿cómo ha sido la evolución de tu carrera?
He ido pasito a pasito, trabajando poco a poco, me veo como una hormiguita. Empecé con el teatro, que es a lo que más me dedico y a lo que más cariño le tengo, y después formé parte de la serie Amar…  Estar dos años allí ha sido una locura y una escuela tremenda de aprendizaje para el teatro y para cualquier cosa.

Y hablando de papeles interesantes has interpretado a mujeres transgresoras que luchan contra la norma establecida como Ana Rivas, tu personaje en “Amar en tiempos revueltos”, o “;Mathilde”… ¿Es casualidad o realmente estos personajes son un reto personal?
Yo creo que todo personaje que sea complejo seduce a cualquier actor, es un reto y es muy atractivo de interpretar. Mathilde es uno de los papeles más duros que he hecho y cada día vamos encontrando y viendo que camino escoger.

Así que podríamos concluir que los papeles que has interpretado son maravillosos para un actor y dan mucho juego… ¿Elección o destino?
De momento no estamos para desechar papeles, y todo lo que venga será bien recibido.

¿Y con qué te has quedado de cada uno de esos personajes, o los abandonas cuando termina la función?
No me lo he planteado tan seriamente. Por ejemplo, ahora cuando acaba la función de Mathilde salgo tan cargada de todo lo que ha sucedido que necesito hablar de tonterías. Y no sé con que me he quedado, pero supongo que con lo mejor.

Contaba José María Pou que meses anteriores a la obra de teatro, pensaba, vivía y actuaba como sus personajes para meterse en su piel… ¿Cómo preparas tú  tus personajes? ¿Tienes un ritual, o con cada uno es diferente?
Intento nutrirme de todo lo que pueda para enriquecer el papel, pero no he llegado a ese punto de vivir como el personaje que voy a interpretar. Yo lo esquematizo, lo pongo sobre papel y hago una ficha de personaje, lo que nos enseñaron a hacer en la escuela, y a partir de ahí en los ensayos vas viendo y vas probando cosas, te puede servir algún gesto… Intento fijarme en situaciones cercanas, para que sea de primera mano, y cuanto más te nutras es más fácil todo.

¿Con que formato te sientes más cómoda, cine, teatro o serie de televisión?
Yo diría que el teatro, porque es con lo que empecé, con lo que sigo…  Le tengo muchísimo cariño.

¿Y cómo te sientes cuando sales al escenario y se abre el telón?
Prefiero no pensarlo mucho, ayer me atacaba, pero intento relajarme, está bien tener nervios para que te mantengan alerta pero que no te anulen.  Y siempre me hecho a llorar en los estrenos, de emoción, de alegría.

Cómo fue la experiencia de “Amar en tiempos revueltos”, esta serie hizo que muchas personas te pusieran cara, ¿el éxito abruma?  ¿cómo se sobrelleva?
Amar en tiempos revueltos no es como otra serie para chicos más jóvenes que si que arrastra a multitudes. El teatro no te da mucha visibilidad  y a partir de la serie es verdad que la gente me reconoce sobre todo por la voz,  voy al estanco y a cualquier sitio y me oyen y me dicen: “te  conozco” ; como nos maquillaban y nos arreglaban tanto no soy tan reconocible.

¿Qué has vivido u observado de tus padres, después de llevar toda la vida en los escenarios, que te haya ayudado en tu carrera profesional?
Todo, y ese “todo” me ha ayudado a ser quien soy ahora y a tomarme la profesión como me la tomo.

Cómo vives la profesión, cuando llegan los altibajos…
Sin duda eso yo lo he vivido en mi casa toda la vida, entonces lo veo como algo normal, el estar parado y el tener que buscar otras opciones. Y por eso cuando los chicos que empiezan vienen al teatro y te piden algún consejo, yo les digo que lo tengan muy claro, porque esto es así, puedes estar trabajando cinco meses sin parar y de repente no salirte nada en un año, y es duro.

Y tú que haces para no desfallecer, para no tirar la toalla en estos momentos de parón, para seguir adelante….
Intentar buscar textos, leer mucho, hacer cursos, engañar al tiempo un poco.

Si nos detenemos en los papeles que has interpretado a lo largo  de tu carrera vemos que eres una actriz muy versátil…
Para un actor eso es lo más maravilloso que te puedan ver en todos los registros. Esto te nutre, poder hacer un absurdo como es Al final de la carretera, de risas, y después una Mathilde, y disfrutarlo todo, es fascinante. El hecho de que te encasillen en comedia o en drama te obliga a no crecer en ciertas facetas.

Es obligatorio preguntarte cómo te cuidas.
Físicamente he empezado ahora electro fitness, que es increíble, está muy bien para mí que soy un poquito vaga para estas cosas. Siempre he hecho regímenes para engordar, y nunca he tenido que ir al gimnasio para adelgazar, y sinceramente me da pereza, pero llega un momento que tengo que hacer algo. Y he encontrado esta modalidad que es una maravilla, que son 20 minutos a fondo. Y ahora en verano también me voy a escalar y a hacer natación.

Sé que una de tus pasiones es cocinar… ¿Cómo aprendiste, quién te enseñó?  
Mi padre. Mi padre es un cocinero que debería tener varias estrellas Michelín. Le encanta, para él sí es su pasión, yo de momento lo he aprendido de él y me encanta, pero sin duda si hay alguien que lo adora es mi padre. Hace unos platos increíbles.

El hecho de saber cocinar y bien, de saber cocinar y disfrutar de lo que cocinas, hace que te cuides más?
Yo creo que sí, porque de pequeña comía muy poco, era un desastre, en casa, en el colegio… Y poquito a poco, el ir saliendo de casa, el ir viajando, me ha ido abriendo un abanico de posibilidades, y son comidas que tú puedes ir probando en casa.Y todo lo que hagas tú te va a saber mucho mejor que lo que comas fuera.

Una receta, un sabor que te acompaña siempre…
Un sabor el chorizo asturiano que me lleva acompañando toda la vida, y una receta… Pues antes mi plato estrella era el risoto, venía alguien a casa y hacía risoto de setas, es muy fácil de hacer.

Pero en tu carrera, con las giras será complicado alimentarse bien.
De gira lo que no hacemos es comer mal. Y además las giras teatrales son giras gastronómicas, siempre comentamos: “a dónde vamos, a tal sitio, qué se come, éste es el plato típico, cuál es el mejor lugar, pues allá vamos”. Y tenemos suerte porque a todos los de la compañía nos gusta comer bien y probamos sitios maravilloso en cada plaza.

Y cómo manejas las redes sociales Facebook, Twitter, Instagram… ¿una herramienta para tu trabajo o a veces da miedo?
Ahora estoy con Instagram y voy poquito a poco colgando fotos, pero me cuesta, me gusta mucho mi intimidad.

Un sueño cercano
Poder ir a algún sitio este verano de vacaciones…  En agosto me voy unos días a Asturias y con eso me conformo.

Qué proyectos de futuro tienes a corto plazo y dónde podemos verte próximamente…  
A partir del 25 de septiembre en el estreno De Chica en chica, los jueves con Mathilde en el teatro Lara y seguimos de gira Al final de la carretera hasta diciembre.

Acerca de Teresa Ortega 28 Articles
Teresa Ortega es colaboradora de la revista Estar Vital, editada también por el Grupo TPI, entrevistando los personajes de portada de la revista, que también replicamos en Vivesaludable.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta