El cuero cabelludo y el cabello, asignaturas pendientes de la protección solar

Kemon España incide en la importancia de protegerse de los rayos de sol puesto que en primavera los efectos adversos del sol tienen idénticos riesgos dañinos que en verano. La llegada del buen tiempo, lleva consigo la acción más agresiva de los rayos del sol que afectan a la piel, pero también a dos grandes olvidados: el cabello y el cuero cabelludo.

Los hábitos primaverales aparentemente saludables como montar en bicicleta, a caballo o patinar, son tan peligrosos como estar tumbados a pleno sol en verano, puesto que ambas estaciones tienen idénticos riesgos acumulativos de daño solar. Según la Academia Española de Dermatología, la radiación solar es el cancerígeno más conocido.

Aunque exista gran concienciación respecto a la piel, el cabello y cuero cabelludo requieren la misma protección y cuidados ya que, además de la acción del sol y sus rayos ultravioletas, se exponen al agua, la sal del mar, la arena y el cloro.

Es importante aclarar y lavar bien el cabello después de la actividad acuática, para eliminar la sal, puesto que además de restarle brillo, los cristales salinos actúan como diminutas lupas, aumentando los efectos negativos de los rayos UV. Igual de recomendable es eliminar la humedad de la piel y cabello antes de exponerse al sol, ya que los rayos UV producen agua oxigenada con el agua. La hidratación también juega un rol fundamental, siendo necesario el uso de productos específicos como Actyva–Linfa Solare de Kemon que aporten brillo y protejan la cutícula capilar y la dermis.

Los rayos del sol, la sal o el cloro dañan la cutícula de la célula capilar dejando un cuero cabelludo tirante y el cabello poroso, sin brillo y deshidratado. Pero no sólo esto, “si la parte superficial del cabello se encuentra dañada aumentan las posibilidades de sufrir alteraciones más profundas como la pérdida de queratina o la alteración de la melanina haciendo que el color original de nuestra melena cambie”, resalta Dani Masip, Director Técnico de Kemon España.

Las lesiones que provoca la acción solar son, en muchos casos, irreversibles, puesto que la fibra capilar de manera natural no tiene capacidad para regenerarse. “La única forma de evitar estos daños capilares es proteger el cabello con productos específicos adecuados”, aconseja el director técnico de la marca.

Por salud Kemon España recomienda el uso de sombreros y de tratamientos capilares específicos como Actyva – Linfa Solare, una línea compuesta por champú, mascarilla, bálsamo instantáneo sin aclarado y spray refrescante que protege y preserva el cabello de la agresión de agentes externos y los rayos UV. Su acción hidrata y suaviza el cabello, al mismo tiempo que regenera y nutre la piel del cuero cabelludo. Asimismo, eliminan los residuos de cloro y sal aportando gran luminosidad.

Redacción
Acerca de Redacción 6506 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.