Conoce mejor al autor de Huérfanos de Sangre, Patrick Bard

Hay libros que te hacen amar la lectura por su capacidad de envolverte en una impresionante historia, que te atrapa desde las primeras páginas. Huerfanos de Sangre, de Patrick Bard, es uno de ellos. Una trama, con excelente ritmo, que desvela la tragedia del feminicidio enla Ciudad de Guatemala. Todo  comienza con los disparos a dos mujeres y el secuestro de un niño,  un asunto que tristemente no se aleja de la realidad de un territorio en el que reina la violencia.


¿Cuál era su objetivo y  punto de partida al presentar esta trama?
Yo quería contar una historia humana, la de dos amores contrapuestos, el de una madre biológica y el de una madre adoptiva, la cual lleva también su propia historia de genocidio y adopción. En el fondo, sería posible invertir los papeles, lo que cuenta verdaderamente importa es  el poder del dinero. Quería también hablar de Guatemala, de su historia reciente, de la violencia que reina allí y de las mafias de adopción.


El hilo conductor se presenta con el personaje de un joven bombero con vocación de periodista  que investiga  el secuestro de una niña tras el intento de asesinado de su madre, ¿cómo nació este personaje?
Los bomberos del servicio de comunicación de Guatemala hacen un trabajo documental cotidiano. La idea del personaje nace después de que realizara un reportaje sobre la ola de feminicidio que golpea el país.


En la novela se plantea una temática en la que confluyen tres focos de interés: un equipo de investigación, una familia adoptiva y una red de mafias que encargan su trabajo a sicarios, para evitar así mancharse las manos de sangre, ¿de dónde surge esta idea argumental?
Me gusta trabajar en relatos fragmentados, desarrollando diversas historias protagonistas y así explorar diferentes realidades al mimo tiempo. Todas mis novelas son narradas desde diferentes puntos de vista. El perro de Dios es una novela dentro de otra novela. El cazador de sombras es la historia de diez personajes que se tambalean en diez puntos diferentes del mundo para converger los unos con los otros. En esta novela los tres hilos conductores son situaciones de observación de diferentes aspectos de la realidad. Es mi forma de trabajar.


Con Huérfanos de sangre usted traza una intensa historia cargada de denuncia social sobre mafias de adopción, ¿hasta dónde llega la realidad y hasta dónde la ficción?
Todo el fondo de la novela es real. Solo mis personajes son de tinta y papel.


Y con un tema tan abrupto, ¿no temiste que la obra no funcionara desde el punto de vista comercial?
Yo no me planteo esa pregunta. La historia no me ha dado elección. Mis personajes me han obligado a levantarme por la noche para escribir. Se me aparecían como fantasmas, como espejos que devuelven la imagen de la realidad vivida en Guatemala. Hay novelas que es obligado escribirlas. La violencia aquí no es gratuita. Es un personaje más de  la novela, como lo es de la vida cotidiana de Ciudad Guatemala. Estaré muy contento si la novela funciona comercialmente, pero estoy de antemano contento de haberla escrito.


Nos encontramos con un rito que va in crescendo, con un ritmo ágil, incluso cinematográfico, hasta alcanzar el clímax al final de la novela, ¿cuál es el secreto para conseguir que la lectura sea tan atrayente hasta la última página?
Trato de no inquietarme cuando escribo. Después son problemas de ritmo  de estructura a resolver, no hay secretos ni recetas. Es distinto cada vez.


Nos encontramos ante un libro que muestra la cara de un ser humano cuyos valores alcanzan cotas ínfimas ¿cuál era tu sensación al describir las escenas más duras?
Ciertas escenas fueron difíciles de escribir, porque me hicieron revivir las cosas vistas o las que me habían confiado aquellos que las habían vivido. Pero al mismo tiempo, escribirlo es como una forma de exorcismo. No he querido en absoluto juzgar a mis personajes. Sé que ciertos torturadores han sido enrolados a la fuerza con quince años y que han sufrido un lavado de cerebro. A veces, las víctimas se vuelven terribles verdugos.


Para las mujeres no aficionadas a la lectura, ¿qué crees que puede aportarles Huérfanos de sangre?
Lo que aporta cualquier historia, ya se trate de cine, novela o cuentos. El ser humano siempre tiene necesidad de construir historias. Para las mujeres que no están habituadas  a la lectura este libro les permitirá acompañar a una madre en su lucha por encontrar a la pequeña niña que le ha sido robada.


¿Cómo y por qué empezaste a interesarte por los asuntos de abusos, asesinatos y secuestros?
He sido por casualidad el primer periodista europeo en trabajar sobre los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, en México. Esto me ha marcado tanto que después me he interesado por  la violencia de género, sus raíces, y he continuado investigando en México, Guatemala y otros lugares.


¿Qué ha aprendido escribiendo este libro?
Que en medio del peor de los infiernos existen tesoros de humanidad, que las mujeres que trabajan  en las organizaciones de apoyo psicosocial son tesoros en medio de ese infierno.


¿Cuáles son tus planes de futuro a medio plazo?
He acabado una novela que cuenta la historia de una familia española vista a través de tres generaciones de mujeres, todo a lo largo del siglo XX.


¿Puedes dar un mensaje como periodista u autor de artículos de prensa a la gente que comete abusos atroces contra la sociedad en el mundo?
El único mensaje que busco transmitir es que el mundo es de una complejidad increíble. No tengo respuesta a esa complejidad, no tengo más que interrogantes y preguntas, y mis historias son el reflejo de estas.

Redacción
Acerca de Redacción 6378 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.