Clínicas Vicario presenta sus nuevos tratamientos primavera/verano 2012

Entre las primeras novedades se encuentran los factores de crecimiento liposomados, los cuales se han podido utilizar en medicina estética una serie de tratamientos para obtener una mejora de la piel y tejidos adyacentes de tal manera que se ha avanzado en el tratamiento del envejecimiento de una forma relativamente sencilla y muy eficaz.

Estos factores de crecimiento se encuentran en muchos tejidos y células como plaquetas, fibroblastos, de todas estas la más fácil de obtener son las plaquetas, pudiéndose obtener con una simple extracción de sangre (analítica). Una vez obtenida la muestra de sangre, se le aplica a dichas muestras un proceso de centrifugado, de tal manera que se separan las células rojas del resto del plasma. Del plasma se obtienen las plaquetas y será dentro de estas plaquetas donde se encuentren los FC. Nos quedamos con el plasma rico en plaquetas, al que se le aplica cloruro cálcico para que las plaquetas liberen los FC.

Se trata de un tratamiento no invasivo que consiste en liposomar estos factores de crecimiento, teniendo la seguridad de su penetración a través de la barrera dermoepidérmica, llegando directamente al fibroblasto con la consiguiente estimulación del colágeno y la elastina.

De esta manera se consigue un suero que se aplica en cara, escote y manos dos veces al día. Los PRP liposomados son, dentro de la medicina cosmética, el arma más eficaz para rejuvenecer, hidratar y tensar la piel. Según los últimos estudios biológicos se ha demostrado la posibilidad de que existan células madre en los PRP. Se aplica mañana y noche y no es fotosensible ni produce reacciones alérgicas. Es personal e intransferible y su precio es de 200 euros.

Sabemos que el pilar básico para corregir cualquier patología y tener una buena salud es una buena alimentación, para saber si nos alimentamos de una manera correcta actualmente disponemos de una nueva herramienta diagnóstica, que es conocer el perfil de los ácidos grasos de cada paciente. De este modo, el conocimiento de la falta o el exceso de ácidos grasos en cada paciente, permitirá individualizar el tratamiento, determinar qué tipo de patología padece y hacer un control a medida de las necesidades nutricionales. Hay que valorar nuestra alimentación y realizar un diagrama de los ácidos grasos. Algunas enfermedades donde es indispensable el estudio de los ácidos grasos son: obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes, carencias de vitaminas, minerales y aminoácidos, control de recepción de hormonas, neurotransmisores y enzimas, la ratio Omega3/Omega6, evalúa de una manera precisa el riesgo en algunos canceres, especialmente el cáncer de mama.

El último tratamiento natural es el uso de plantas para tratar la deficiencia de Cortisol, considerada como la hormona de la longevidad. Se trata de una hormona esteroidea producida por la glándula suprarrenal que se libera como respuesta al estrés y a un bajo nivel de glucocorticoides en la sangre. Las hierbas que destaca las Clínicas Vicario para tratar la deficiencia de Cortisol son el regaliz, el ginseng siberiano, la equinácea purpúrea, la milenrama (artemisa bastarda o hierba del carpintero), la helichrysum italicum (siempreviva olorosa) y la zarzaparrilla.

www.clinicasvicario.es

facebook.com/vicario.md

Redacción
Acerca de Redacción 6506 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.