Rubor natural

Distintos tonos y texturas de blush son la mejor baza para dar al rostro un aspecto saludable y natural.


El secreto de tener siempre buena cara reside en un básico indispensable de nuestro neceser: el colorete. Para muchas mujeres resulta necesario dar un toque de color a las mejillas parecido al que aparece cuando nos sonrojamos o hacemos ejercicio.

El blush se convierte, por tanto, en el mejor aliado en los días más fríos para realzar nuestras facciones y aportar dulzura y luminosidad a nuestro rostro.

Una de las consignas de los expertos en maquillaje es que cuanto más pálida sea nuestra piel, más claro debe ser el tono de colorete que elijamos y para obtener buenos resultados, sin excesos, debe aplicarse con una brocha profesional desde la parte superior de las mejillas hasta llegar a las sienes. Se debe huir de los contrastes que denotan un efecto artificial y mantener los tonos dentro de una misma gama.

Este año, vienen tonos en armonía con el resto del maquillaje y, sobre todo, con el color de los labios. Un truco para dar mayor relieve a los pómulos es utilizar dos tonos, el más pálido bajo el ojo y subiendo hacia las sienes y el más oscuro justo debajo hasta difuminarlos al máximo para que ambos se fundan y desaparezcan posibles demarcaciones.


Crema vs polvos
El colorete cumple una importante función a la hora de dar al rostro un aspecto más natural y saludable. Para que el tono del mismo se funda con la piel, los maquilladores han optado por fórmulas en crema, con ceras y pigmentos coloreados, indicadas para el verano y las actividades deportivas, y en polvo, la opción más habitual y la favorita de los profesionales por su fácil aplicación y sus posibilidades para modelar el rostro.

Los últimos avances tecnológicos han permitido crear polvos micronizados de tamaño imperceptible que mezclan diferentes pigmentos de color con otros agentes hidratantes para no resecar la piel.



Elegir el tono
Las mujeres con pieles claras deben optar por tonos rosados, melocotón y rojos luminosos para conseguir un aspecto más natural.
Para las pieles oscuras, los tonos cálidos como los albaricoque, marrones rojizos y dorados resultarán los más favorecedores. Se trata de elegir los tonos más parecidos a cada tono de piel y aplicarlos en las zonas de nuestro rostro que resulten mas favorecedoras.

Redacción
Acerca de Redacción 6460 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.