Cantopexia: La alternativa para evitar una mirada triste

La mirada se relaciona directamente con la personalidad de cada ser y el paso del tiempo va dejando huella en la misma. El llamado ojo cansado es un defecto que nada tiene que ver con el insomnio ni con el cansancio, sino que se debe al adelgazamiento del tabique que sujeta las bolsas del interior de los ojos que protegen el globo ocular, al que se denomina septum, y a la distensión de las mismas.

Por ello, la piel de los párpados pierde elasticidad y se vuelve flácida lo que conlleva una modificación de la forma del ojo. Aparecen entonces las arrugas, las cejas pierden firmeza y los párpados se descuelgan. Así, el canto externo del ojo queda a un nivel inferior que el interior por lo que la mirada se ve cansada. Para solucionar este problema se recurre a la cantopexia, una intervención que consiste en fijar unos puntos de sujección en la zona externa del ojo que lo elevan, para que el párpado inferior no se retraiga cuando se cierre.

La técnica precisa anestesia local y tiene una duración de una hora a hora y media. Tras ella, el ojo se recupera en unos tres días aproximadamente.


La cantopexia se realiza asociada a la blefaroplastia, que extrae las bolsas del interior del ojo y sus resultados son muy satisfactorios. Pese a ello hay que tener en cuenta que la forma del ojo se elevará y tal vez varíe ligeramente la expresión.

Redacción
Acerca de Redacción 6329 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.