Piel siempre tersa e hidratada

– Piel del cuerpo que puede deshidratarse
Aunque a veces se centren los cuidados en la cara, la piel del cuerpo se puede resecar con el cambio de temperaturas, el contacto con la ropa y, el agua y el uso de sustancias químicas.

– El momento para hidratar

Lo mejor es hacerlo tras la ducha matinal, pues dicho paso ayuda a que la piel esté en perfectas condiciones durante todo el día y protegida de las agresiones externas.
Hay que hacer hincapié en las zonas más deshidratadas como rodillas y codos.

– Hidratar según la zona del cuerpo

Zonas como el pecho y el cuello hay que prestarles mayor atención pues la piel ahí es más fina y tiene mayor tendencia a la resecación.
Incluso se puede aplicar una crema para pieles secas en esa zona, y normal para el resto del cuerpo.

– Manos cuidadas en profundidad

Expuestas a todas las agresiones externas, son una de las zonas del cuerpo más delicadas.
Han de usarse a diario cremas específicas para esta zona aplicando mayor cantidad por el dorso que por la palma, pues éste apenas tiene glándulas sebáceas.

– Pies y la importancia de su hidratación

Su piel está expuesta a durezas, rozaduras y sequedad. Para combatirlo, la mejor opción es usar productos específicos y aquellos geles con propiedades refrescantes.

– Texturas adecuadas para cada tipo de piel

En crema, en gel, fundentes, frescas… las texturas de las cremas hidratantes están pensadas para cada tipo de piel.
Así, las más densas están indicadas para pieles secas mientras que los geles son apropiados para pieles mixtas o grasas. Lo último son las espumas, que dejan una agradable y suave sensación.

– Un ingrediente hidratante: urea

Es una sustancia que incrementa la cantidad de agua presente en el estrato córneo y es muy útil en todos los casos en que la piel es seca.
Ejerce su función fundamentalmente en las capas más superficiales de la piel y se utiliza normalmente como un agente suavizante. En cosmética se usa porque tiene reconocidas propiedades solubilizantes sobre la queratina.

– Reafirmar, un paso para todos los días

La piel del cuerpo también sufre el paso del tiempo y para evitar su descolgamiento necesita reafirmarse a diario.
El mejor momento para utilizar este tipo de productos reafirmantes específicos es la noche, complementándolo con la hidratación diurna.
Las reafirmantes no sólo se deben utilizar en casos de problemas de flacidez, sino también como una medida de prevención.

– Mejorar el aspecto que tiene la piel

Además de ayudar a hidratar la película hidrolipídica de la piel, las cremas reafirmantes tienen la capacidad de mejorar los tejidos de sostén de la piel al mismo tiempo que combaten los perjudiciales radicales libres. Para optimizar los resultados de este cosmético se puede acompañar su uso de gimnasia pasiva y de diferentes técnicas de masaje y duchas que alternen agua fría y caliente.

Dos peligros para la piel

Las estrías
La pubertad, el embarazo o los cambios bruscos de peso son los causantes de las estrías, que muchas mujeres corren el riesgo de padecer. Se presentan como una especie de cicatrices hundidas ligeramente, de color rosado o nacarado. Denotan una alteración de las fibras de elastina y colágeno y se localizan en nalgas, vientre, muslos, pecho y caderas.

La piel de naranja

La genética, la falta de ejercicio y una dieta desequilibrada pueden ser los causantes de la celulitis.
Para combatirla y, ante todo prevenirla, lo más importante es desterrar aquellos hábitos sedentarios que inundan la rutina practicando pequeños ejercicios como subir y bajar escaleras.

Redacción
Acerca de Redacción 6506 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.