Falsos mitos de los hidratos de carbono

Desde el punto de vista nutricional, los hidratos de carbono son imprescindibles para que nuestro cuerpo funcione correctamente y no le falte la energía.


Después de vacaciones hay que volver a tomar el control de la alimentación y confeccionar de nuevo una rutina que ayude a conseguir el equilibrio y el bienestar.


Los hidratos de carbono están presentes en los cereales, el arroz, la pasta, el pan, las patatas o las legumbres, como ves, alimentos imprescindibles para llevar una dieta saludable.


Sin embargo, son muchos los mitos que giran alrededor de los hidratos, te revelamos los más comunes basados en un estudio realizado por el Instituto Palacios de Salud de la Mujer para Kellogg’s:


– Los hidratos de carbono tienen las mismas calorías que las proteínas y muchas menos que las grasas, por lo tanto no es recomendado eliminarlos aunque se esté realizando dieta, ya que consituyen la base de una alimentación variada y equilibrada.


Mezclar proteínas e hidratos de carbono en la misma comida no engorda, es completamente normal y contribuyen el mismo aporte calórico: 4 kcal por gramo.


– Los hidratos también pueden formar parte de la cena ya que no existe ninguna evidencia científica que demuestro que por la noche engorden más. Sin embargo, al ser energía para el cuerpo hay que limitar su ingesta porque mientras dormimos no la necesitamos, y puede almacenarse en forma de grasa.


– Los hidratos de carbono deben suponer entre un 50 y un 55% de la ingesta diaria de energía. Según el Ministerio de Sanidad, a través de los datos de una encuesta nacional de ingesta dietética española “el consumo de hidratos de carbono está descompensado a la baja por lo que se aconseja el incremento de alimentos que los contengan como pan, cereales, harinas, arroz, pasta o papatas. Actualmente la ingesta diaria de hidratos se corresponde a 3,3 raciones per cápita, frente a las 4-6 recomendadas“.


– Hay dos tipos de hidratos, los simples y los compuestos. Lo que conocemos como azúcar son los simples (glucosa y fructosa) presentes en el azúcar de mesa o de forma natural en la fruta. Pero las legumbres, cereales, hortalizas y frutos secos continen los complejos que no producen picos de glucosa, ya que su absorción es más lenta y proporcionan energía por periodos más largos.

Redacción
Acerca de Redacción 6505 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.