Amy Winehouse, muñeca rota del soul

Fue comparada con las mejores divas del soul, la voz rota de Amy Winehouse llegó para quedarse, éxito inmortal y vida efímera, otra cadáver exquisito del club de los 27.

Su segundo disco “Back to black” colocó a esta voz negra de piel blanca en los primeros puestos de las listas de éxitos. También en los titulares de la prensa amarilla que se hartó de hacer chascarrillos con el título de su single “Rehab”.

Amy Winehouse no inventó nada, pero recuperó todo el estilo de las bandas americanas de chicas de los 60 de la mejor manera que se podía haber hecho, a golpe de soul, sus ritmos y su imagen, eso sí, en clave de exceso, como todo en su vida.

Revitalizó el género al que luego se subieron al carro muchos otros, Eli Paperboy Reed, Adele o Dionne Bromfield, pero Amy lo hizo suyo, le arrebató ese regustillo rancio y lo hizo urbano, personal, y canalla.

En su legado: un puñado de melodías y de letras inolvidables, desgarradas, que no hacían más que anunciar el trágico final de esta muñeca rota del soul.

Redacción
Acerca de Redacción 6460 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.