Contra la obesidad y el asma, ¡dieta mediterránea!

La relación entre obesidad y asma está probada también en nuestros hijos, según un estudio llevado a cabo por el grupo ISAAC (International Study of Asthma and Allergies in Childhood).

Los datos que existen en la actualidad, tanto en España como en otros países, sugieren que el aumento del peso corporal y el asma se desarrollan en paralelo, sobretodo en la pubertad, períodos de rápido crecimiento y maduración.


La prevalencia de la obesidad es debida a un desequilibrio entre la ingesta de energía y el gasto de la misma, y aquí el ejercicio juega un papel fundamental.

Se ha demostrado que con la pérdida significativa de peso, el control del asma se ha mejorado significativamente en los individuos que sufrían este patología. El propio ejercicio ayuda a expandir los pulmones y a prevenir futuros problemas en las vías aéreas.


La SENP (Sociedad Española de Neumología Pediátrica) considera de vital importancia que los padres sean conscientes del adecuado desarrollo físico y psíquico de sus hijos desde pequeños, “tenemos que lograr que nuestra población infantil encuentre en los alimentos un aliado a su salud y bienestar, y no esté asociado a un temor o un riesgo a engordar”.


Por este motivo, la SENP hace un llamamiento a la población adulta para la promoción y divulgación de la dieta mediterránea entre los más jóvenes, con una alimentación a base de alimentos frescos como verduras, hortalizas, carne, pescado y fruta para prevenir enfermedades como la obesidad y los episodios asmáticos.

Redacción
Acerca de Redacción 6375 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.