Gossip Corner

¡Hugh Jackman tiene que volver a engordar a Lobezno! Y no solo como la última vez, que ya estaba bastante cuadrado el tío, sino rozando los límites de su propia complexión física, tiene que ganar todavía más peso para esta cuarta película en la que encarna a este personaje de X-Men.

Tiene que pasar de los 95 que pesa ahora a 105, para lo que le ha pedido ayuda a un gran amigo suyo, Dwayne Johnson (The Rock) que le ha aconsejado una dieta basada en proteínas con pollo, carne y arroz integral. Aparte el gran esfuerzo físico que debe tener para ponerse como un auténtico armario empotrado. Aunque seguro que alguna ayuda “extraoficial” también tiene, si no es simplemente imposible ponerse así, por muchos huevos que coma a las 3 de la mañana, como ya confesó que hacía la última vez que interpretó a Lobezno.

Hay que ver la presión a la que están sometidos algunos actores para interpretar a sus personajes. Se supone que es su trabajo y les gusta, pero a veces se enfrentan a unos retos que no deben ser plato de buen gusto para ellos. Los cambios físicos son los más duros como ya hemos comprobado en otras ocasiones.

Si has visto la película El Maquinista, seguro que te ha llamado la atención la cadavérica delgadez de Christian Bale. Adelgazó para el papel la friolera de 28 kilos, quedándose en unos preocupantes 54 kilos. Los médicos le advirtieron que ya no adelgazara más, al parecer se lo tomó como un reto personal, perdiendo más peso del exigido por el guión. Eliminó las comidas y se alimentaba únicamente de un café, una manzana y una latilla de atún, en total 275 kcalorías diarias de las 2000 necesarias. Todo acompañado de su correspondiente ejercicio físico. Logró su objetivo de hacernos estremecer cada vez que lo veíamos sin camiseta y resultó ser, además, una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Claro, luego tuvo que encarnar a Batman y le pasó todo lo contrario. Ya le vemos en la película la musculatura tan perfecta que luce, recuperó su peso y se quedó estupendo para la nueva exigencia que le planteaba este papel. ¡Este chico es un profesional!

No podemos dejar de mencionar el cambio físico que también tuvo que sufrir Tom Hanks para hacer el papel de Náufrago. Este también tuvo lo suyo… Al ser un mensajero acomodado con un trabajo seguro, tenía que dar la impresión de moverse lo justo y alimentarse de comida rápida, y ¡así fue en la realidad!. Para rodar la primera parte de la película tuvo que engordar 20 kilos y llevaba una dieta estricta de hamburguesas, perritos calientes y una gran variedad de comida basura. Y luego el efecto contrario, tenía que perder 30 kilazos y él mismo confesó que fué una de las peores experiencias de su vida.

Como tenía que tomarse su tiempo, el director de la película Robert Zemeckis, tuvo tiempo de rodar otra peli para ir ganando dinerillo para su Náufrago, y eligió la fórmula perfecta: Una actriz con gancho, Michelle Pfeiffer, un acompañante con tirón, Harrison Ford, y una historia de suspense ¡que tanto venden! Lo que la verdad esconde. Gracias al taquillazo que fue, reunió todo el dinero necesario para terminar Náufrago con un Tom Hanks listo para hacer de Robinson Crusoe ¡de aspecto muy fantasmal!

Redacción
Acerca de Redacción 6465 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.