PASO 4: LOS OJOS

El primer paso a la hora de empezar con el maquillaje de los ojos es aplicar una sombra más clarita por todo el párpado para unificar bien el tono. Después, nos concentraremos en la línea de las pestañas que debe ir bien marcada con eye liner (más fina la raya por el día y más gruesa por la noche).

Esta temporada, se lleva marcar bien la línea hasta el lagrimal y subirla por la parte exterior para levantar bien el ojo.


Después, pasaremos a las sombras cuya aplicación es, principalmente, un trabajo de difuminado y de varios colores superpuestos. Según nos aconsejó Noelia, no hay que tener miedo a mezclar colores; maquillarse es una diversión, así que tenemos que experimentar para lograr combinaciones que potencien nuestra mirada.

Por la parte exterior, aplicaremos la sombra más oscura, formando un pequeño rombo en el párpado móvil junto con el eye liner; después, maquillaremos con una sombra más clara desde la mitad del ojo hacia el interior y marcando bien toda la cuenca. Una vez aplicadas las dos sombras, hay que trabajar el difuminado para que, al final, los dos colores se entremezclen en la parte central del ojo. Si nos apetece, también podemos aplicar la sombra más oscura, bien difuminada, en la parte inferior del ojo, de la mitad hacia afuera. Una vez aplicadas las sombras, si es necesario, volveremos a remarcar el trazo del eye liner que ha podido quedar camuflado entre los colores.

Reglas de oro del difuminado: Noelia nos dio tres claves para destacar los ojos según la forma:

– Si tienes el ojo redondo y poco párpado, es mejor no hacer un ahumado, sino un semiahumado (hacer un triángulo en la parte exterior e ir marcando con sombras más claras).
– El mejor maquillaje para un ojo grande es, sin duda, el ahumado que da un gran efecto de profundidad y alarga la mirada.
– Para los ojos saltones, lo más acertado es aplicar mucha sombra oscura en todo el párpado móvil y, especialmente, en la zona de las pestañas.


Consejo práctico: Es mejor ir paso a paso en los dos ojos a la vez que terminar un ojo completamente e ir luego al otro. Así nos aseguraremos de que ambos ojos queden parejos. Asimismo, hay que tener en cuenta que las sombras claras pueden servir para destacar los puntos de luz (debajo del arco de la ceja, en el extremo del ojo y en el lagrimal).


El último toque en los ojos es la máscara de pestañas, imprescindible para enmarcar la mirada. Se puede aplicar arriba y abajo, aunque en las pestañas de abajo mejor sólo hasta la mitad para no redondear el ojo. Y si te manchas, lo mejor es esperar a que se seque y retirar después la máscara sobrante con un bastoncillo.

PASO 5: EL TOQUE FINAL

Redacción
Acerca de Redacción 6506 Articles

Equipo de redacción de Vive Saludable.