Los frutos secos, básicos en la Dieta Mediterránea

Recientemente, Borges ha comenzado una campaña de formación destinada a difundir entre la población, y sobre todo entre los niños, los valores de la Dieta Mediterránea para disfrutar de unos hábitos de vida saludable. La formación explica, entre otros aspectos, la pirámide alimentaria y el valor de los alimentos y las propiedades cardiosaludables que aportan los aceites y frutos secos de calidad, que se encuentran en su base, lo que nos indica que su consumo debe ser diario.

¿Qué cantidad debemos tomar?
Los expertos recomiendan la ingesta de unos 30 gramos de frutos secos al día que se pueden comer como aperitivo, entre horas o bien formando parte de un plato. En cuanto a los aceites, hay que saber que su consumo es necesario para nuestro organismo debido al valor nutricional que nos aporta y la cantidad diaria recomendada es de 3-6 cucharadas al día. Los aceites contienen sustancias como la vitamina E, el ácido oleico, los ácidos grasos esenciales que nos proporcionan importantes beneficios como la prevención de infecciones, la mejora de la circulación, la protección del corazón y ayudan a bajar el colesterol conocido popularmente como “malo”. Además, se pueden añadir en todas las comidas del día. En cuanto a los frutos secos destacan por proporcionar vitaminas, proteínas, calcio, minerales, fibra y ácidos grasos que aportan energía, ayudan a la formación de los huesos, mejoran el tránsito intestinal, facilitan la concentración y reducen los riesgos cardiovasculares.
Los frutos secos son conocidos como superalimentos y son aptos para personas diabéticas e importantes para los vegetarianos. Borges destaca, eso sí, la importancia de la variedad ya que cada tipo de frutos secos aporta una característica diferente, por ejemplo “las nueces aportan omega 3 y 6 y ácido fólico, las almendras proporcionan importantes cantidades de calcio, las avellanas tienen un efecto antioxidante y los piñones son una fuente de calcio y magnesio tan importante que pueden ser una alternativa a los productos lácteos en el caso de las personas con intolerancia a la lactosa”.

Pirámide alimentaria
La Dieta Mediterránea esta representada a través de una pirámide alimentaria donde se nos indica qué alimentos debemos incluir y en qué proporción. Asi, en su base encontramos, como productos que es recomendable tomar a diario, las frutas y verduras, los frutos secos, el aceite, pan y cereales, pasta, queso, leche, arroz y patatas; en el centro, figuran los alimentos que aconsejan ingerir alguna vez por semana, como el pescado, el pollo, los huevos o los guisantes; y, por último, en la cúspide, encontramos los productos que se deben tomar en poca cantidad y alguna vez al mes, como son los dulces y la carne roja. La Dieta Mediterránea es aconsejable para llevar un estilo de vida saludable, aunque sufrirá variaciones en el caso de que la dieta se diseñe para regular el peso.

Redacción
Acerca de Redacción 6329 Articles
Equipo de redacción de Vive Saludable.